Psicotécnicos: Drogas

por / jueves, 26 julio 2018 / Publicado enNoticias
  • En 2017, un 21% de los test de drogas y un 54% de las pruebas de alcoholemia tras accidentes dieron positivo.
  • En España se calcula que el 12% de los conductores se ponen al volante tras haber consumido drogas, con mayor riesgo de accidente y de la gravedad de los mismos. Pero, además, según estudios y expertos, el consumo, en especial de los jóvenes, está creciendo.

 

Frank Mütze del ETSC (European Transport Safety Council) señaló recientemente en la jornada “Drogas y Conducción. Protegiendo nuestras vidas”, organizada por Fundación Mapfre y el Consejo Europeo de Seguridad del Transporte (ETSC) en Madrid, que el 1,9% de los europeos habían sido detectados conduciendo tras haber consumido drogas y que un 11% admitía, en encuestas, haber conducido tras consumir. “Hay que reconocer que tenemos un problema con el uso de drogas y la conducción”, adujo. “Y esto no está haciendo más que empezar”, completó Kim Wolff, profesora de Ciencia de Adicciones en el King’s College de Londres en la misma reunión.

Y en España las cifras no son una excepción. De hecho, el 43% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico y analizados en 2016 por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, había consumido alcohol, drogas ilegales o medicamentos. Además, las últimas encuestas nacionales e internacionales coinciden en el diagnóstico de que la tolerancia a consumir y conducir es muy alta, especialmente en jóvenes, donde dos de cada tres conductores jóvenes reconocen haber viajado con un conductor bebido y uno de cada tres con uno que había consumido porros. “Son cifras preocupantes si tenemos en cuenta que cuanto más frecuente es la presencia de drogas más grave es el accidente”, opina Juan Carlos González, subdirector adjunto de Investigación de la DGT.

 

12%, positivos en alcohol, medicamentos u otras drogas

Según datos de la DGT (EDAP 2013), ya en 2013 en torno al 9,5% de los conductores había consumido alguna sustancia psicoactiva (alcohol, droga o medicamentos) cuando se ponían al volante. En 2015 este estudio elevaba hasta casi el 12% el porcentaje de prevalencia de conductores que habían conducido tras ingerir alcohol, medicamentos u otras drogas.

En 2017 la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizó 65.217 pruebas de drogas y cerca de 5,2 millones de pruebas de alcohol, de las que resultaron positivas un 34,7% en drogas y un 1,4% en alcohol. Un 20,7% de las pruebas realizadas a conductores por accidentes de tráfico dieron positivas por drogas y una cifra aun más alta (54,2%) en los controles realizados tras detectarse infracciones. No obstante, en controles preventivos, la cifra de positivos se sitúa en un 34,6%. En definitiva, según datos de la DGT, en carretera dieron positivo por drogas distintas al alcohol un 13% de las pruebas, mientras que en ciudad el dato subió al 19%.

 

Efectos de las drogas en la conducción

Los efectos de las drogas en la conducción varían en función de la sustancia que se toma. En general, alteran la visión, los colores, distorsionan la percepción, producen estimulación, agresividad, cambios de humor, somnolencia y falta de concentración.

 

 

SUBIR