Psicotécnicos: El truco infalible para descongelar rápidamente el hielo del parabrisas

por / lunes, 13 enero 2020 / Publicado enNoticias

mes de enero ha llegado con una bajada de las temperaturas, especialmente durante este fin de semana, que hace que, con mucha probabilidad, por las mañanas nos encontremos el parabrisas del coche cubierto por una capa de hielo.

Además de utilizar los tradicionales rascadores, o emplear alguna tarjeta tipo bancario, como las de los supermercados o tiendas, existe un truco infalible con el que podremos hacer desaparecer ese hielo sin dificultad y sin terminar con las manos congeladas. Mejor no utilizar una tarjeta de crédito o bancaria, proque se nos puede romper o deteriorar.

 

Tal y como podemos ver en el vídeo, se trata de pulverizar el parabrisas con una mezcla de agua y alcohol.

Para ello, tendermos que disopner de una botellita con boca tipo «spay», que por cierto podemos llevar siempre a bordo. En su interior mezclamos dos partes de alcohol y una de agua. Luego basta con echar la solución sobre el vidrio congelado para comprobar que el hielo desaparece al instante.

El motivo de que este truco funcione es el grado de congelación del propio alcohol, lo que sucede a a una temperatura sensiblemente más baja que la del agua. Así de simple, pero así de eficaz.

 

Hay dos supuestos trucos para descongelar el hielo que no cnviene nuca poner en práctica. El primero de ellos es intentar derretirlo con agua caliente. Aquellos a los que se les ocurre esta idea probablemente terminen con el parabrisas roto. Esto se debe a que está formado por una lámina de vidrio muy fina (y frágil) pegada a un film plástico (que evita proyecciones de los cristales en caso de rotura) y otra capa fina de vidrio. Si el cristal está muy frío (por eso tiene hielo) y le echamos agua caliente, el golpe térmico lo astillará igual que un martillazo.

 

Por último, casi igual de catastrófico puede resultar echarle sal. Puede sonar raro, pero a más de uno se le ha ocurrido gracias a las veces que ha visto que se echa en la carretera para evitar el hielo. Pero no habrán caído en que la sal no quita el hielo, sino que evita que el agua se congele. Por eso, si el agua ya está congelada, el proceso será muy lento. A eso hay que sumarle las posibilidades de rayar el cristal, y las de que la sal,muy corrosiva, estropee la chapa del coche.

SUBIR