Psicotécnicos: Cómo llevar la bicicleta en el coche este verano

por / miércoles, 22 agosto 2018 / Publicado enNoticias
  • Viajar con la bicicleta en el interior del coche no está prohibido pero debería ser el último recurso. Si es algo habitual en tu vida diaria, un sistema de transporte exterior será la mejor solución.

 

En estas fechas en las que el uso de la bicicleta es más generalizado y se multiplican los desplazamientos, debemos recordar que existen riesgos si no se coloca correctamente en tu vehículo, unos riesgos que pueden tener consecuencias legales. Por lo tanto, además de cumplir una serie de precauciones, hay que saber que, en primer lugar, no está prohibido llevar la bicicleta dentro del interior del coche. Puedes llevarla en el maletero, pero como esto no siempre es posible, uno también puede meterla en el habitáculo, siempre que quede totalmente aislada del asiento de los pasajeros o esté convenientemente anclada. Así lo detallan desde la web de coches.com.

De forma general, se puede aplicar una sanción de 100 euros por un incorrecto transporte de la bicicleta, pero puede aumentar un 30% en función de algunos agravantes. Es más, algunas condiciones de la carga pueden ser catalogadas como conducción negligente, pasando a ser una infracción grave con multas de 200 euros. La Dirección General de Tráfico (DGT) advierte de que una bicicleta de 14 kg en el interior del coche, puede golpear a los ocupantes con una fuerza de 500 kg en un accidente a 56 km/h. Por lo tanto, aconsejan tomar ciertas precauciones:

-La bicicleta no debe obstaculizar la visibilidad del conductor.

-Evita la bicicleta toque o quede cerca del asiento del conductor.

-Procura que la bicicleta pueda golpear las lunas del vehículo, incluso con un movimiento brusco.

-Asegura la bicicleta con algún elemento de retención que evite que se mueva en curvas, frenazos, baches…

 

Mayor seguridad

Asimismo, llevar la bicicleta en el interior del coche debería ser como último recurso, si es algo habitual en tu vida diaria, un sistema de transporte exterior será la mejor solución.

Portabicis de techo: Es el sistema más popular. Puedes encontrarlos desde 60 euros, se instalan fácilmente e incluso se puede dejar anclados sin molestia (no afea la estética, no cambia el comportamiento del coche y no aumenta el consumo). Eso sí, hay que tener cuidado al entrar en túneles, estaciones de servicio o garajes ya que la altura total del vehículo aumentará considerablemente con la bicicleta encima.

Portabicis de portón trasero: Se trata de un sistema de barras articuladas para llevar entre dos y cuatro bicicletas. Se instala en la parte trasera del coche sujetándola con ganchos y cintas. Su precio también parte de los 60 euros y, frente a las primeras, resultan mucho más sencillas de subir y bajar. Aunque hay que tener en cuenta que el acceso al maletero es limitado y esta carga que sobresale implica cumplir ciertas normas como señalizar la carga correctamente (con una placa V-20, un panel cuadrado de franjas rojas y blancas). Además no puede tapar ni la matrícula ni los pilotos traseros y tampoco sobresalir por los laterales del vehículo (cuentan los retrovisores). De no proceder correctamente, la multa puede ascender a 200 euros.

 

Portabicis de bola de remolque: Requieren instalar previamente una bola de remolque si tu coche no cuenta con ella. Y sobre ella se instala la plataforma, donde se acoplan las bicis con cintas o pinzas. Es donde más fácil resulta subir y bajar las bicicletas, y permiten abrir el maletero. No obstante, este portabicis cuestan en torno a 160 euros y debes tener cuidado al aparcarlo debido a su longitud.

 

SUBIR